Eduardo Schiaffino – Vida y Obras

Eduardo_Schiaffino
Eduardo Schiaffino

En este momento nos dedicaremos a hablar un poco sobre un personaje tal vez no tan recordado pero ciertamente importante dentro de la historia Argentina, nos estamos refiriendo a Eduardo Schiaffino, el cual fue un gran pintor, además de un célebre crítico e historiador nativo de esta tierra sudamericana.

Eduardo Schiaffino nació en el año 1858 en la ciudad de Bueno Aires, además de las profesiones previamente mencionadas, Schiaffino es bastante conocido por haber pertenecido a la famosa generación del 80 en su país.

Recordemos el término de generación del 80 hace referencia a un periodo bastante delicado en la historia política Argentina, ya que son en estos momentos donde se comienza a impulsar la edificación de la república conservadora del país.

A grandes rasgos podemos decir que la generación del 80 en Argentina vienen a representar a todas aquellas personas intelectuales y letradas que jugaron un papel decisivo en el levantamiento y en la estabilidad del país, sin perseguir necesariamente aspiraciones políticas.

Relevancia de Schiaffino en la historia argentina

El Reposo
El Reposo – 1889

Eduardo Schiaffino es particularmente reconocido por ser uno de los principales impulsores de la escena relacionada con las artes plásticas en la Argentina. Desde muy temprana edad mostró un agudo interés por este mundo, tanto así que este impulso lo llevó as ser miembro y fundador de La Sociedad Estímulo de Bellas Artes con tan solo 18 años.

A pesar de esto podemos darnos cuenta de cómo el nombre de este gran artista cayó en el olvido con el pasar de los años y las décadas después de su muerte. Es lamentable saber que en Argentina no se ha hecho una muy merecida retrospectiva de su obra y aporte a la historia cultural de Argentina.

Debido a este olvido por su obra resulta casi imposible poder hallar reproducciones de sus pinturas, ni hablar de las originales, un destino verdaderamente trágico para tan célebre artista.

Cuando nos adentramos un poco en la historia de este personaje notamos como en el años 1884 realizó viajes a Europa con el fin desempeñar labores de corresponsal para un periódico llamado “El Diario”.

Durante esta faceta de su vida se le conoce por realizar publicaciones frecuentes, las cuales se centraban más que todo en temas de índole artístico, esto lo realizaba bajo el particular seudónimo de Zigzag.

Se le conoce además por realizar una serie de críticas al desarrollo de escena árticas de la región porteña de su país, estas la realizaba con un indiscutible orientación de pensamiento positivista, la cual surgía por una leve influencia por parte de filósofos como Hippolyte Taine.

Más tarde en el año 1891 se avoca a la tarea de ser uno de los fundadores de El Ateneo de Buenos Aires, el cual estuvo pensado como un centro que reuniría a un importante grupo de renovación cultural en todo Hispanoamérica. Este hecho contó con la participación de figuras tan célebres como el poeta nicaragüense Rubén Darío, además de Leopoldo Lugones y por supuesto del mismo Schiaffino.

Cuatro años más tarde logra que por fin el gobierno acceda a su petición con la creación de El Museo Nacional de Bellas Artes, este sin duda alguno fue uno de los proyectos por los cuales el más luchó dentro de su participación en los círculos políticos de Argentina.

Al centrarnos un poco en su pintura podemos ver como Schiaffino contaba con un manejo de la luz espléndido. En su momento, durante su formación artística fue alumno de Puvis de Chavannes en París y de Giuseppe Agujari en Venecia.

Al momento de mostrar su arte en parís fue objeto de duras críticas debido a que fue él uno de los introductores del simbolismo en la pintura argentina, lo cual para la fecha simplemente no era concebible, haciendo de sus pinturas algo no era comprensible en primera instancia.

Gracias a sus largas estadías en Francia podemos ver en su obra una fuerte influencia de temas y estilo europeos. Sin duda alguna esta es un personaje que no se puede dejar pasar por alto cuando se hable de la historia artística de Argentina, tal vez no tanto por sus pinturas en sí, sino por el fuerte labor de crear una cultura artística en el país.