Fernando Botero: Pinturas, cuadros y su obra

cuadros de Fernando Botero

Fernando Botero, posiblemente el pintor colombiano más relevante de las últimas décadas, actualmente vive en París (Francia) con su actual mujer Sophia Vari.

Las pinturas de Fernando Botero son actualmente las más caras de entre todas las realizadas por cualquier pintor latinoamericano. Las obras y láminas más caras rondan un precio comprendido entre 1 y 2 millones de dólares. Por lo tanto sus obras de arte son de las más preciadas en toda latinoamérica.

A lo largo de su vida se casó hasta tres veces y tuvo cuatro hijos de sus dos primeros matrimonios. El más joven de todos fue fruto de su segundo matrimonio, desgraciadamente falleció en un trágico accidente en 1974.

Las esculturas de Botero son muy conocidas y apreciadas en todo el mundo. Algunas se pueden disfrutar en varias ciudades muchas de ellas españolas como por ejemplo “Gato (1990) en la Rambla del Raval de Barcelona“, “La Maternidad en Oviedo“, “Mujer con espejo en Paseo de Recoletos de Madrid” y “Mano en Paseo de la Castellana de Madrid“. Pero sus láminas y lienzos no se quedan cortos, gozaba de una característica muy reconocible a la hora de pintar cuadros.

Fernando Botero vida, pinturas y obras

El artista Fernando Botero Angulo nació en Medellín, Colombia el 19 de abril de 1932, es un pintor, escultor y dibujante. En el año de 1950 se graduó en el Liceo de la Universidad de Antioquía, asentada en su ciudad natal. Tiempo después viajó a España para estudiar a los grandes maestros de la pintura española.

Su obra se asienta en una original interpretación del estilo figurativo. Botero desde los inicios ha recurrido a escenas costumbristas, originalmente con una pincelada suelta de colores oscuros con ocasionales contrastes fuertes cercanos al expresionismo y desde finales de los sesenta ha recurrido a una pincelada cerrada, con figuras y contornos más definidos.

La mayoría de veces sus obras son de gente u objetos con un aspecto robusto o más grueso de lo normal. Las personas de sus cuadros tienen un aspecto obeso y las facciones de sus caras son muy pequeñas acentuando sus grandes rostros. Dándole así a su obra su propio sello de identidad que nos hace casi adivinar si un cuadro es suyo solo con ver las facciones faciales de sus cuadros, aún no conociendo toda su obra.

Fue inspirado por artistas latinoamericanos como el también colombiano Alejandro Obregón y el mexicano Rufino Tamayo. Fascinado por el arte del español Diego Velázquez le dedicó un homenaje con una obra pintada al óleo: “Los niños de Vallecas”.

Pinturas más famosas de Fernando Botero

Las aportaciones de Botero a las bellas artes son incalculables, los rasgos inconfundibles de esos anchos trazos hacen que reconozcamos cualquiera de sus obras con solo mirarlas unos segundos.

Algunas de las pinturas de Fernando Botero más importantes son:

El domingo por la tarde (1967)

El domingo por la tarde
El domingo por la tarde

El domingo por la tarde refleja, supuestamente, una escena frecuente y corriente extraída de la realidad: una familia de clase pudiente divirtiéndose en el campo. Sin embargo, a través del engrandecimiento del volumen de los personajes y el tratamiento del paisaje que los envuelve, Botero crea una escena irreal que parece extraída de un sueño, la sensación crece cuando se nota la presencia absurda de un soldado armado en el fondo.

El artista colombiano ha sido un gran estudioso de los grandes movimientos pictóricos, del alma y motivaciones de los mismos; ello le ha servido para tener las herramientas necesarias para construir su lenguaje artístico tan personal.

Escena familiar (1969)

Escena familiar
Escena familiar

Si viéramos los diferentes retratos familiares anteriores y posteriores a este lienzo de 1969, notaremos que los personajes de sus cuadros poseen unos atuendos y unas maneras propias de los años cuarenta o cincuenta del siglo XX, aunque la obra se realice veinte o treinta años después. Esta nos sirve para ilustrar otra peculiaridad de su obra: la atemporalidad. En escena familiar podemos ver a un padre con sus dos hijos y una empleada del hogar, en la escena también aparece un gato sonriente.

Los Músicos (1979)

Los Músicos - Pinturas de Fernando Botero
Los Músicos

Se trata de una obra que representa una escena local de su Colombia natal, una fiesta deleitada por nueve músicos con diferentes instrumentos. Esta obra fue portada del catálogo de la primera exposición retrospectiva que realizó Fernando Botero en Estados Unidos, específicamente en el Hirshhorn Museum de Washington.

Este óleo es un claro ejemplo de la idea de belleza del pintor Botero, ya que, para él la belleza es la ausencia de defectos. Por eso, el cuadro no tiene sombras acusadas porque según el artista manchan el color, que es el elemento primordial de su obra.

A la corriente que sigue su forma particular de dibujar agrandando el físico tridimensional de los personajes se la conoce como Boterismo.